agesor
. . . . .

Centro Médico Deportivo
Actividades del Diputado Martín Melazzi
Centro Profesionales Mercedes
coopace
CarHouse - Mercedes
edil José Lavista - Partido Nacional
Diputada María Fajardo
Edil Raúl Morossini
Edil Luciano Andriolo Guyman
auto sur mercedes
kechu fletes
@gesor es de acceso completamente gratuito para nuestros lectores, pero si quieres apoyar nuestro trabajo con un donativo, te damos dos opciones, la primera de un único pago de U$S2 (dolares americanos dos) o la segunda con una suscripción de U$S1 (dolares americanos uno) por mes, la que puedes realizar en pagos mensuales o un pago anual.

El equipo de @gesor agradece desde ya vuestro aporte, el que nos permitirá seguir creciendo y brindando cada vez más contenido.
Pago
Opciones de suscripción
Si quieres colaborar con un monto distinto, por favor contacta con info@agesor.com.uy indicando el monto con el que quieres colaborar y te haremos llegar el formulario de pago.
MonedaCompraVenta
41,25 43,65
0,15 0,61
7,22 9,22
47,52 53,00
El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
.
Síguenos Síguenos Canal Instagram
20 de August del 2013 a las 06:01 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email this to someone
Tres historias unidas por un mismo destino
Emocionados: Rosana, Olga y Gustavo, hace nueve años ocuparon viviendas de jubilados y plaza Artigas, hoy son dueños de una casita hecha por sus manos y la ayuda del Estado
Emocionados: Rosana, Olga y Gustavo, hace nueve años ocuparon viviendas de jubilados y plaza Artigas, hoy son dueños de una casita hecha por sus manos y la ayuda del Estado

Eran las 6.45 horas del sábado 26 de junio de 2004, cuando un grupo de diecisiete familias decidió ocupar las viviendas para jubilados, construidas en Galarza y Ansina (en aquel momento Ledesma), permaneciendo en esa condición tras actuaciones policiales y judiciales, además de políticas y de organizaciones sociales, hasta el lunes 28 cuando decidieron dejar la ocupación. En ese grupo de familias, estaban Olga Isabel Castro Martínez y su hijo Santiago de 10 años, Rosana Beatriz Mihalj Blasichi (con su pareja de entonces Pablo Correa Villarreal) y su hijo Pablo Alexander Correa Mihalj de 6 años, como también Mariana Elizabeth Mott Magallanes (pareja de Gustavo Alcides González que había quedado afuera de la ocupación en ese momento) y su hijo Danilo Ismael González Mott.

Tras la ocupación, las familias deciden establecer campamento en el sector Suroeste de plaza Artigas de Mercedes, allí se suma Gustavo Alcides González.

Permanecieron en la plaza hasta el jueves 28 de octubre de 2004, o sea  durante cuatro meses, cuando firmaron acuerdo con la Intendencia  y abandonaron plaza Artigas rumbo a Mauá, donde permanecieron durante ocho años.

Entre las actividades desarrolladas durante la ocupación de ese sector de plaza Artigas, realizaron un cabildo abierto y allí las mujeres del grupo tomaron la palabra y expresaron entre otros conceptos: "Queremos una oportunidad de poder levantar nuestra casita con el esfuerzo propio, si nos ayudan con terreno y materiales", entre ellas estaba Olga Castro quien dijo en esa ocasión: "Peleamos para que los hijos puedan crecer bajo un techo digno".

Hacemos esta introducción y nombramos a algunas personas porque a más de nueve años de aquella ocupación inicial de las viviendas y posterior campamento en plaza Artigas, tres protagonistas y sus respectivos hijos, llegan a un final feliz, previamente pasar por etapas muy duras, pero perseverando y poniendo su propio esfuerzo, desde este lunes tienen el título de propiedad de una vivienda, construida por sus propias manos y el apoyo de los suyos, tras la oportunidad dada por el Estado, brindando recursos por medio de los gobiernos nacional y departamental.

Rosana Mihalj, Gustavo González y Olga Castro, son parte de esta historia de vida que este lunes tuvo un final con emociones, lágrimas y el deseo cumplido, aquello que en la plaza habían manifestado, sus hijos crecerán bajo un techo digno, y tal como lo pidieron, les ofrecieron terreno y materiales y ellos levantaron su casita. A más de nueve años, dicen lo que sienten y recuerdan aquella experiencia. 

Rosana Beatriz Mihalj Blasichi recibió el título de propiedad de vivienda en barrio Esperanza

"Es una emoción tan grande, fueron muchos años de lucha, de padecer muchísimas cosas, ahora llegar a tener la casa propia, vos trabajaste, te mataste haciendo todo, si no hubiera sido por la ayuda de la Intendencia y de toda la gente que colaboró con uno, hubiera sido imposible. entrar a tu casa y decir esta casa es mía, es impresionante. Sabíamos que teníamos que trabajar y poner todo nuestro esfuerzo al máximo".

Laa imagen que le quedó grabada "fue cuando entramos en las viviendas de los jubilados para ocuparlas y veo la sombra de uno de los policías de guardia con arma apuntando hacia arriba y disparando al aire y mi hijo pequeño estaba junto a él en el piso (Olga recuerda que a ella un policía la tomó del brazo para sacarla del brazo y ella le dijo "de acá no me voy y empecé a golpear, hasta ahora no sé como hice para entrar por una ventanita así (se ríe por su cuerpo grande), les habían robado todo a las viviendas, no tenían ni water en aquel momento".

Después de la plaza -recuerda- "fuimos a Mauá, con la esperanza en ese momento, que el Intendente era Gustavo Lapaz, que era por unos poquitos meses y resultó que fueron ocho años, sin ninguna respuesta por parte de nadie, se nos llovía todo, se caían los pedazos de pared, queríamos arreglar y nonos permitían porque es patrimonio histórico, vivíamos así, si bien nos conocimos en la ocupación de las viviendas y luego en la plaza, fuimos los tres que siempre nos mantuvimos juntos".

Rosana dijo que en la vivienda "trabajé sola hasta el metro y medio, los tres primeras hiladas me ayudó mi hermano que estábamos aprendiendo los dos, después la Intendencia me ayudó con tres albañiles, yo trabaja, hacía todo lo que podía, me quedaba a dormir sola para que no nos fueran a robar los materiales pero resulta que descuidamos lo que teníamos en Mauá y me robaron tres veces allá, y que luchen, que vale la pena todo el esfuerzo que se haga, pero luchar de buena manera".

Gustavo Alcides González vive ahora en su vivienda propia en barrio Jardines del Hipódromo

Recuerda de aquella experiencia, "empezamos en las viviendas de los jubilados, hoy en día, por esa lucha entregaron las viviendas a los jubilados después de cuatro años de estar desocupadas, seguimos luchando, estuvimos cuatro meses en la plaza Artigas y nos pasaron para Mauá y allí estuvimos ocho años, hasta ahora que recibimos el título de propiedad de una vivienda digna que ayudamos a levantar nosotros mismos".

Se le notaba, pero igual lo dijo, "estoy re contento, nos ayudó el Estado pero hubo que poner el esfuerzo de cada uno, la levanté yo solo, por eso pensando en aquellos que no tienen el techo, es lindo tenerlo, ojalá que sigan haciendo viviendas, la gente se lo merece".

En este momento, "pienso en mis hijos, me separé, mis hijos los llevo en el corazón, Analía y Danilo, Danilo tiene 10 años y Analía 7, en el caso del nene mi compañera en ese momento quedó embarazada estando en el campamento de plaza Artigas, de las 16 familias que estábamos en la plaza, pasamos a ser nueve en el Mauá y terminamos tres que hoy estamos teniendo el techo propio".

Olga Castro disfruta de la vivienda que su papá e hijo le ayudaron a construir en barrio Esperanza

Esto es "muy emocionante, muchas cosas para recordar, la ocupación de las viviendas de los jubilados, que estaban desocupadas, pasar hoy y verlas que están ocupadas por viejitos,eso emociona, hoy tener el título... Mi hermana y otras personas conocidas me emborman porque dicen, "ya tenés el título de propiedad de tu casa mientras nosotros seguimos pagando todavía", porque están pagando una vivienda desde hace másde 25 años. Pienso en que la tengo y que el sacrificio valió la pena, en Mauá pasamos muchas cosas, no había agua, los baños, los techos se caían, ratas...".

Siempre fantaseando "con Gustavo González decíamos si a mi no me gusta donde me toque la cambiamos y así hicimos, hoy me encanta donde estoy y a él también, todos nos conocimos en la ocupación de las viviendas".

Hoy Santiago de 20 años es su hijo mayor "y cuando llegué a plaza Artigas estaba embarazada de Nacho (José) que hoy tiene 8 años, recuerdo que por esos días debía menstruar y con los nervios por la ocupación de las viviendas, el trajinar de esos días, no menstrué y es que estaba embarazada". 

En cuanto a la vivienda "mi padre Eduardo Castro fue el que hizo todo en la construcción de la vivienda y mi hijo, yo algo ayudaba, me acuerdo que Santiago quería dejar, yo le daba aliento, en el rancho con el agua arriba de los tobillos y tenía que cuidar las bolsas de portland, Santiago decía que se iba para Mauá y yo le decía que no, que ni muerta me iba de ahí, de madrugada llamando a mi padre, preguntándole que hacía que Santiago quería irse porque se entraba el agua, papá vino y me hizo una zanja alrededor del rancho para que corriera el agua, teníamos que cuidar el material porque si te faltaba algo tenías que reponerlo".

Olga ha hecho esto sola, "siendo jefa de familia, cuido viejitos, hago limpiezas, hoy es el día de las domésticas así que es mi día (Rosana que trabaja en el Sanatorio de CAMS también dice que es su día y se felicitan)".

Dice que piensa mucho en la gente, "cuando paso y veo que no tiene casa, tendría que haber muchos planes más de realojos como el de nosotros, el plan es muy bueno, la gente, los asistentes, la convivencia con los vecinos en lo personal es espectacular".

Dejamos a los tres juntos, emocionados, sintiéndose dueños de ese techo digno que levantaron con su propio esfuerzo y el apoyo del Estado que reclamaban en aquel entonces, Olga, Rosana y Gustavo cumplieron con aquello y con ellos mismos, por sus hijos.



Image1
Image2
Image3
Image4
(1607)
Enviado por: Victor Cardona

A los lectores de @gesor que realizan comentarios, en particular a quienes ingresan en la condición de incógnito, no se molesten en hacer comentarios ya no son publicados debido a que no dejan registro de IP ante eventual denuncia de alguna persona que se sienta dañada por ellos.
Igualmente reiteramos lo que hemos escrito en anteriores oportunidades, que pueden referirse con la dureza que se entienda pertinente pero siempre dentro del respeto general y no discriminando ni agraviando, o con expresiones que de alguna manera inciten a la violencia. Los comentarios son una herramienta maravillosa que debemos preservar entre todos.

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

AGESOR - Soriano - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2022
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux